El blog de la cosmética natural sostenible

AQUÍ ENCONTRARÁS CONTENIDOS CREADOS DESDE EL DESEO GENUINO DE INFORMAR Y COMPARTIR IDEAS, REFLEXIONES Y ACCIONES QUE ESTÁN A NUESTRO ALCANCE PARA CUIDAR EL PLANETA EN EL QUE VIVIMOS. ¿TE UNES?
Microplásticos

Los microplásticos en los cosméticos: la amenaza permanente del siglo XXI

El uso de microplásticos en los productos cosméticos ha suscitado una gran preocupación medioambiental durante el siglo XXI. Los microplásticos se han convertido en la forma más frecuente de contaminación plástica, ya que a menudo se añaden intencionadamente a productos de cuidado personal comercial como exfoliantes faciales, geles exfoliantes, lociones y limpiadores espumosos. El pequeño tamaño de sus partículas y su motilidad casi imperceptible dificultan su filtración de las corrientes de agua, y se acumulan peligrosamente en los medios acuáticos, donde pueden ser ingeridos por diversos organismos marinos.

¿Qué son los microplásticos?

Los microplásticos son pequeños fragmentos de menos de 5 mm de tamaño. Estos fragmentos proceden de la descomposición mecánica de artículos de plástico de mayor tamaño, así como de la fabricación y adición intencionada a productos cotidianos y cosméticos. Aunque muchas críticas se dirigen a la producción de plástico a escala industrial y a las prácticas de gestión de residuos, los microplásticos en los cosméticos han sido objeto de críticas por su uso generalizado y la falta de una regulación adecuada.

El impacto medioambiental de los microplásticos en los cosméticos

Los microplásticos se consideran tóxicos debido a su gran superficie y a los contaminantes orgánicos que absorben del entorno. Estos contaminantes incluyen metales pesados, plastificantes y parafinas cloradas, que pueden afectar negativamente a los organismos acuáticos y alterar el equilibrio ecológico de los hábitats marinos. Algunos plásticos biodegradables y bioplásticos se han convertido en una alternativa cada vez más popular a los plásticos convencionales, pero también pueden producir sustancias químicas tóxicas persistentes al fragmentarse en el medio natural.

Además de las preocupaciones medioambientales, el amplio uso de plásticos en cosméticos ha planteado cuestiones éticas y relacionadas con la salud. La fotodegradación, o reducción de las propiedades físicas y químicas del plástico debido a la radiación solar, crea microplásticos a partir de polímeros degradados. La degradación química y biodegradación de los microplásticos también se produce debido a condiciones ambientales como los cambios de temperatura y pH. Esto significa que los microplásticos que entran en el medio ambiente de una forma pueden sufrir una degradación que, a su vez, puede aumentar su reactividad y alterar su destino y toxicidad.

Para empeorar las cosas, la falta de regulación formal en muchos países sobre el uso de micro-plásticos en productos de cuidado personal hace que el usuario sea vulnerable a sus consecuencias a largo plazo, como la transferencia de sustancias químicas tóxicas a la piel y al medio acuático.

Cómo reducir el uso de plásticos en los cosméticos

Afrontar el problema de la contaminación por micro-plásticos en los cosméticos requiere una combinación de soluciones que van desde el etiquetado voluntario hasta la regulación gubernamental. La Prohibición Internacional de Microperlas de Plástico es un buen punto de partida para restringir la venta y producción de productos que contengan microperlas o microplásticos, y muchas empresas del sector cosmético ya han adoptado esta idea.

Además, al comprar productos de cuidado personal, se debe animar a los consumidores a optar por alternativas naturales que no contengan microplásticos. Algunos ejemplos son el aceite de coco, la sal marina, los posos de café o los exfoliantes de azúcar, que proporcionan una experiencia exfoliante eficaz y biodegradable.

Los envases plásticos de muchos productos cosméticos son otro gran problema. Apostando por productos de higiene natural sólida como champús sólidos, jabones sólidos y dentífricos sólidos puedes ayudar a reducir los plásticos ya que sólidos no necesitan envases plásticos. Y en caso de cosméticos como por ejemplo cremas, tónicos, serums se debería elegir envases de vidrio o aluminio.

Conclusión

La prevalencia de microplásticos en el medio ambiente ha suscitado una creciente preocupación por sus consecuencias para la salud y el medio ambiente. Los micro-plásticos de los cosméticos son una fuente importante de estos contaminantes, lo que no sólo provoca una contaminación medioambiental generalizada, sino también problemas éticos y sanitarios.

Reducir el uso de plásticos puede contribuir en gran medida a mitigar sus efectos negativos, por lo que es esencial que tanto las empresas como los particulares tomen medidas y decisiones con conocimiento de causa. Con un número cada vez mayor de alternativas diseñadas para los productos de cuidado personal, es posible reducir el daño causado por los microplásticos en los cosméticos y contribuir a un medio ambiente más limpio y seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra

Comunidad Mainbo 

Llévate un 20% en tu primer pedido

Únete a la comunidad Mainbo: Y llévate un 20% de descuento en tu primer pedido, además de recibir ofertas exclusivas por pertenecer a nuestra Comunidad Mainbo.

    Scroll al inicio
    Abrir chat
    Hola
    ¿En qué podemos ayudarte?