El blog de la cosmética natural sostenible

AQUÍ ENCONTRARÁS CONTENIDOS CREADOS DESDE EL DESEO GENUINO DE INFORMAR Y COMPARTIR IDEAS, REFLEXIONES Y ACCIONES QUE ESTÁN A NUESTRO ALCANCE PARA CUIDAR EL PLANETA EN EL QUE VIVIMOS. ¿TE UNES?
piel

¿Cómo debemos proteger nuestra piel durante el invierno?

En la temporada de invierno, nuestra piel está expuesta a condiciones climáticas severas que pueden hacer que se seque, se escame e incluso se agriete. Es crucial cuidar extra de nuestra piel durante este tiempo para mantener su salud y luminosidad. En este artículo, te proporcionaremos consejos esenciales y técnicas sobre cómo proteger tu piel durante los meses de invierno.

1. Hidratación regular

Uno de los pasos más importantes para proteger tu piel durante el invierno es hidratarla regularmente. El aire frío y seco del exterior, combinado con la calefacción interior, puede despojar a nuestra dermis de su humedad natural. Se recomienda utilizar una crema hidratante rica y humectante que se adapte a tu tipo de piel. Busca cremas hidratantes que contengan ingredientes como ácido hialurónico, ceramidas y glicerina, los cuales ayudan a retener la humedad y mantener la hidratación de la dermis durante todo el día.

2. Evita las duchas calientes

Si bien las duchas calientes pueden sentirse relajantes durante los fríos meses de invierno, en realidad pueden ser perjudiciales para la epidermis. El agua caliente puede eliminar los aceites naturales de tu piel, provocando sequedad e irritación. Opta por duchas tibias en su lugar y trata de limitar el tiempo de la ducha para evitar una mayor pérdida de humedad. Después de ducharte, recuerda secarte suavemente con una toalla y aplicar inmediatamente una crema hidratante para sellar la humedad.

3. Protege tu piel al aire libre

Cuando salgas al exterior, es crucial proteger tu piel de los elementos climáticos severos del invierno. Usa una bufanda, guantes y un gorro para proteger tu rostro y manos del viento frío y las bajas temperaturas. Aplica un protector solar de amplio espectro con al menos SPF 30 para proteger la dermis de los dañinos rayos UV, incluso en días nublados. Recuerda que la nieve puede reflejar la luz solar, aumentando tu exposición a la radiación UV. Además, aplicar un bálsamo labial con SPF ayudará a prevenir labios secos y agrietados.

4. Mantén una buena hidratación

La hidratación es clave para mantener una piel saludable durante todo el año, incluso durante el invierno. Aunque no sintamos tanta sed durante la temporada fría, es crucial beber suficiente agua para mantener nuestra piel hidratada desde el interior. La deshidratación puede contribuir a la sequedad y opacidad, así que trata de beber al menos 8 vasos de agua al día. Además, incorporar alimentos hidratantes en tu dieta, como frutas y verduras, puede apoyar aún más los niveles de hidratación de tu cuerpo

5. Utiliza un humidificador

Los sistemas de calefacción en interiores tienden a secar el aire, lo cual puede tener un impacto negativo en tu cutis. Para combatir esto, considera usar un humidificador en tu hogar para agregar humedad al aire. Esto ayudará a prevenir que tu dermis se reseque y pique. Coloca el humidificador en tu habitación mientras duermes, ya que es el momento en que tu piel se repara a sí misma. Puedes estimular y favorecer esta auto-regeneración con cremas faciales formuladas especialmente para la noche como nuestra crema “Gaua”. Recuerda limpiar el humidificador regularmente para evitar el crecimiento de bacterias y moho.

6. Exfolia suavemente

La exfoliación es un paso importante en cualquier rutina de cuidado de la piel, pero debe hacerse con precaución, especialmente durante el invierno. Exfoliar en exceso o usar exfoliantes fuertes o demasiado agresivos puede eliminar los aceites naturales de tu piel, haciéndola más vulnerable a la sequedad y sensibilidad. Opta por exfoliantes suaves que contengan ingredientes naturales como avena o enzimas. Utilizar accesorios exfoliantes como una esponja de Konjac o una bolsita de sisal puede ser una buena opción para una exfoliación suave. Limita la exfoliación a una o dos veces por semana para eliminar las células muertas de la tez y revelar un cutis más luminoso sin comprometer la barrera de hidratación.

7. Mantén un estilo de vida saludable

Nuestra salud general y nuestras elecciones de estilo de vida también tienen un impacto directo en la condición de nuestra piel. Para proteger tu tez durante el invierno, asegúrate de seguir una dieta equilibrada rica en nutrientes esenciales, vitaminas y antioxidantes. Incluye alimentos como aguacate, frutos secos y pescado graso, que son ricos en grasas saludables y ácidos grasos omega-3 que ayudan a nutrir tu piel. El ejercicio regular, un sueño adecuado y técnicas de manejo del estrés, como la meditación o el yoga, también pueden contribuir a una tez más saludable.

Cuidar de tu piel durante los meses de invierno es fundamental para mantener su salud y prevenir problemas comunes de la piel en invierno. Siguiendo los consejos mencionados anteriormente, como hidratarte regularmente, proteger tu piel al aire libre, mantenerte hidratado, utilizar un humidificador y mantener un estilo de vida saludable, puedes ayudar a mantener tu piel radiante y saludable durante todo el invierno. Recuerda, una piel saludable no solo se ve genial, sino que también sirve como barrera protectora contra factores externos. Cuídala y te lo agradecerá con un cutis sano y luminoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio